Conjuntivitis Infecciosa

 

Conjuntivitis Infecciosa

Definición

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, que es la membrana mucosa que cubre el ojo y el interior de los párpados. Habitualmente, afecta a los dos ojos al mismo tiempo, aunque puede empezar en un ojo y extenderse al otro en uno o dos días. Las conjuntivitis infecciosas, causadas por un agente infeccioso (bacterias, virus o clamidias), se manifiestan generalmente de forma aguda. Pueden ser asimétricas, afectando más a un ojo que a otro. Existen numerosas causas para la conjuntivitis, y el tratamiento depende fundamentalmente de la causa. Es un afección muy corriente del ojo, que generalmente no es grave, aunque puede ser muy molesta.

Fuente :  netdoctor.es

Órgano

Conjuntiva 

Síntoma

Conjuntivitis bacteriana

Afecta habitualmente a los dos ojos. Los síntomas y signos suelen ser menores, si no hay complicaciones, y éstos son:

  • Molestias en los párpados
  • Enrojecimiento del ojo
  • Picor o sensación de cuerpo extraño (arena)
  • Secreciones en principio acuosas y después mucosas o muco-purulentas, que pueden llegar a pegar los párpados al despertar por las mañanas.
  • No existe dolor importante, y la visión se conserva cuando se eliminan las secreciones.
  • Si existen realmente dolor o disminución de la visión, hay que sospechar que hay una complicación u otro diagnóstico distinto.

Conjuntivitis viral

  • Los ojos aparecen rojos, a veces con hemorragia bajo la conjuntiva.
  • Los síntomas y signos suelen ser similares a los de la bacteriana, generalmente con secreciones acuosas en un contexto de catarro de vías altas.
  • Puede haber adenopatías (ganglios linfáticos aumentados de tamaño) junto a las orejas o a nivel del cuello.
  • Este tipo de conjuntivitis puede también extenderse y afectar a la córnea (queratitis), lo que entraña disminución de la visión y signos más intensos, provocando una evolución más lenta.

Conjuntivitis por clamidias

  • Los ojos aparecen rojos, con secreciones que pueden llegar a pegar los párpados.
  • La córnea también puede llegar a resultar afectada.

Fuente : netdoctor.es

El niño se queja de molestias en los ojos, que no se alivian al frotárselos, incluso puede dolerle un poco. Posteriormente se produce enrojecimiento e inflamación de la conjuntiva (ojo rojo). Con frecuencia siente como si tuviera algo metido en el ojo. También puede presentar secreción (legañas) blanca, amarilla o verdosa. En las conjuntivitis bacterianas esta secreción puede ser abundante y espesa, amaneciendo con los ojos pegados. En la conjuntivitis vírica la secreción suele ser menos importante.

Como el ojo se comunica con la nariz por el conducto lagrimal y la nariz con el oído a través de la trompa de Eustaquio, algunos niños, especialmente los más pequeños, tienen otitis al tiempo que conjuntivitis. Por eso, si un niño tiene conjuntivitis y se queja del oído (o si es un bebé y llora más de lo habitual), debe ser examinado por su médico.

Período de incubación: Para la conjuntivitis purulenta (bacteriana) es de unos pocos días. En la vírica puede llegar a una semana.

Duración: Las conjuntivitis bacterianas sin tratamiento duran de 7 a 10 días. Las víricas pueden durar hasta 2 semanas

Fuente : hoy.com.do

Frecuencia

La mayoría de las conjuntivitis infecciosas son leves, sólo en raras ocasiones pueden causar daños más importantes. Un ochenta (80%) de las conjuntivitis infecciosas son causadas por bacterias que normalmente viven en la nariz o en la piel. Los casos restantes son virales. La conjuntivitis es la infección ocular más frecuente tanto en niños como en adultos.

Fuente :  thenot.cl

Causa

Conjuntivitis bacteriana

La conjuntivitis bacteriana es una infección causada por bacterias (estafilococos, estreptococos o hemófilus). Estos microorganismos pueden venir de la propia piel del enfermo, de sus vías aéreas superiores, o bien ser transmitidos por otra persona que tenga conjuntivitis. Algunos gérmenes, raros, pueden ser muy graves, como la pseudomona aeruginosa en los portadores de lentillas, o el bacilo diftérico en niños de 1 a 4 años, en un contexto de alteración del estado general.

Conjuntivitis viral

La conjuntivitis viral se asocia a menudo a los catarros, y la causa más frecuente es un virus llamado adenovirus. Muy contagiosa, este tipo de conjuntivitis puede extenderse rápidamente de una persona a otra, e incluso ser responsable de verdaderas epidemias de conjuntivitis. Existen otros virus que también pueden causar conjuntivitis, el más grave de los cuales es el virus varicela-zóster, que causa el llamado herpes oftálmico.

Conjuntivitis por clamidias

Estas conjuntivitis son debidas a un organismo llamado Chlamydia trachomatis. Es un organismo que puede causar distintas enfermedades del ojo: el tracoma, las conjuntivitis de inclusión del recién nacido, las conjuntivitis de piscina de niños y adultos jóvenes, y las conjuntivitis asociadas a una enfermedad de transmisión sexual, llamada clamidiasis.

Fuente :  netdoctor.es

Complicaciones

Signos de alerta

Un dolor importante, la imposibilidad de abrir el ojo, que la luz resulte muy molesta (fotofobia), la hinchazón significativa de los párpados y los tejidos adyacentes de la cara, especialmente con fiebre, o la falta de mejoría en 4-5 días, deben ser motivo para contactar con el médico del niño

Fuente diariolibre.com

Los niños pueden desarrollar formas graves de conjuntivitis infecciosa, debido a sus débiles defensas inmunitarias. La conjuntivitis del recién nacido ocurre al contraer, durante el paso por el canal del parto, una infección debida a organismos tales como gonococos o clamidias. Para evitar este género de infección, suele ser habitual en muchos países administrar sistemáticamente antibióticos en colirio, o pomada oftálmica, a todos los recién nacidos.

Algunos bebés nacen con un desarrollo incompleto de sus vías lacrimales (obstrucción del conducto lacrimonasal). En estos niños es frecuente observar ojos irritados, aunque habitualmente la situación se normaliza por sí sola en pocos meses.

Las conjuntivitis infecciosas en los niños producen ojos rojos y párpados hinchados, y a veces, hemorragias bajo la conjuntiva. La córnea puede resultar afectada, y, en algunos casos, causar problemas permanentes en el ojo. Debe efectuarse una valoración precoz con toma de exudado conjuntival para cultivo, de forma que pueda administrarse lo antes posible el tratamiento adecuado.

Fuente netdoctor.es

Prevención

Puesto que la conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa, lávate las manos después de entrar en contacto con amigos, familiares o compañeros de trabajo que tengan conjuntivitis. (En cualquier caso, es una buena idea lavarse las manos regularmente!) No compartas artículos que podrían estar infectados, como manoplas, toallas, gasas o bolitas de algodón. Esto puede resultar difícil entre los miembros de una familia, de modo que hazlo lo mejor que puedas.

Si tienes conjuntivitis, es importante que te laves las manos a menudo, sobre todo después de tocarte los ojos. La infección puede pasar fácilmente de un ojo a otro a través de las manos o de pañuelos contaminados.

También es recomendable no compartir productos cosméticos, sobre todo los lápices y sombras de ojos. Las bacterias que provocan la conjuntivitis pueden adherirse a los cosméticos y productos de belleza, o sea que evita aplicarte en los ojos cosméticos o cualquier otro producto de belleza de prueba que pueda haber utilizado más gente. Si ya has tenido un episodio de conjuntivitis, tira a la basura tus lápices y sombras de ojos y cómprate otros nuevos (pero no los empieces a utilizar hasta que te hayan remitido los síntomas y hayas completado el tratamiento).

Si usas lentillas y te diagnostican una conjuntivitis infecciosa, es posible que el médico u oculista te recomiende que dejes de llevar lentillas mientras dure la infección. Cuando esta haya remitido, limpia las lentillas a conciencia. Asegúrate de desinfectar por lo menos dos veces las lentillas y el estuche donde las guardas antes de volvértelas a poner. Si usas lentillas desechables, tira a la basura el par que llevabas cuando contrajiste la conjuntivitis y utiliza un nuevo par.

Fuente kidshealth.org

Incluso sin tratamiento, la mayor parte de las conjuntivitis mejoran espontáneamente en pocas semanas. Con el tratamiento apropiado, se aprecia generalmente una mejoría en pocos días.

Fuente netdoctor.es

Diagnóstico

La conjuntivitis puede ser diagnosticada habitualmente por el médico de cabecera, en función de los síntomas descritos y el examen de los ojos. Quizá sea necesaria una toma de exudado conjuntival para cultivo. En los casos graves o persistentes, puede ser necesaria la valoración por un oftalmólogo.

Fuente :  netdoctor.es

Tratamiento

La conjuntivitis bacteriana se suele tratar con pomadas o colirios antibióticos de venta con receta médica. Los colirios, el tipo de tratamiento que más se receta a los adolescentes, se administran hasta cuatro veces al día. No duelen, aunque pueden escocer un poco. A pesar de que es posible que notes una mejoría al cabo de un par de días, es importante que completes el tratamiento siguiendo las indicaciones del médico. Si dejas de ponerte gotas demasiado pronto, es probable que se te reactive la infección.

En la conjuntivitis vírica, los antibióticos no sirven de nada. La infección irá remitiendo y tu ojo (u ojos) mejorarán a medida que tu cuerpo vaya luchando contra el virus.

Fuente :  kidshealth.org

Conjuntivitis bacteriana

  • Se trata habitualmente con antisépticos, o antibióticos de amplio espectro en colirio o en pomada oftálmica. 
  • Además, deben eliminarse las costras y secreciones mediante el lavado ocular con algodón empapado en agua hervida (fría) o en soluciones de lavado ocular. 
  • Las investigaciones indican que el 64% de las conjuntivitis bacterianas se resuelven espontáneamente, sin tratamiento, en 5 días; pero el tratamiento antibiótico aumenta el porcentaje de curaciones y acorta la duración del proceso. 

Conjuntivitis viral

  • No existe ningún tratamiento eficaz contra la conjuntivitis por adenovirus. 
  • Suelen utilizarse pomadas lubrificantes para aliviar las molestias, y pueden emplearse antibióticos de amplio espectro en colirio o pomada oftálmica, para prevenir una sobreinfección bacteriana secundaria. 
  • Son muy contagiosas, por lo que se impone observar reglas de higiene muy estrictas, en cuanto a lavado de manos y cara. 
  • Cuando la causa es un herpes-virus (incluyendo el varicela-zóster) sí es necesario un tratamiento antiviral específico. 
  • En cualquier caso, en las conjuntivitis no deben utilizarse colirios de corticoides, salvo que se haga bajo la vigilancia de un especialista adecuado. 

Conjuntivitis por clamidias

  • El tratamiento consiste en tetraciclinas en pomada y en comprimidos, para evitar que la infección se propague. 
  • En los niños no se pueden usar tetraciclinas, por lo que se usa habitualmente eritromicina. 
  • En razón de los riesgos de infección de otras membranas mucosas, hay que estar atento a otros síntomas no oculares, y comunicar a su médico cualquier incidencia. 

Fuente : netdoctor.es

Información para profesionales de la salud

Las conjuntivitis infecciosas.

Dra. Arelys Ariocha Cambas Andreu. MSc.Dr.Marco J. Albert Cabrera. Dra. Celia Caraza Rodríguez. Dra. Elizabeth Rumayor Gonzalez.

Fuente : portalesmedicos.com

 

 

Buscar páginas Pro Visu