Irritación Ocular

 

Irritación Ocular

Definición

La irritación ocular es la respuesta que producen los ojos cuando entran en contacto con una situación o agente irritante: los ojos se enrojecen y/o lagrimean. En ocasiones presentan además sensación de quemazón o escozor.

Fuente elperiodicodelafarmacia.es

Síntoma

Estas personas aquejan cansancio e incomodidad ocular que se manifiesta con enrojecimiento conjuntival ligero, lagrimeo leve, confusión de letras y líneas, que frecuentemente lleva la necesidad de frotarse los ojos o parpadear frecuentemente para aliviarla. Perciben una sensación de sobresaturación, tensión o cansancio en los ojos que suelen atribuir, erróneamente, a vista cansada o a problemas de visión. En general, las personas que más frecuentemente la padecen son amas de casa, estudiantes, conductores, informáticos, etc.

Fuente elperiodicodelafarmacia.es

Causa

La irritación ocular se produce normalmente debido a agresiones externas producidas por agentes diversos (humo, sustancias químicas medioambientales, agua de mar, de piscinas, nieve) y otros irritantes, que pueden ser físicos (polvo, viento, frío extremo). Los síntomas más comunes son ardor ocular y molestias inflamatorias, con sensación de tener arenilla o un cuerpo extraño.

Otra causa frecuente de irritación es la sequedad ocular, que se produce en ambientes con aire acondicionado o calefacción que provocan la evaporación de la secreción lacrimal.

En las personas ancianas se produce con frecuencia una disminución de la producción de lágrimas que provoca sequedad ocular y predispone a padecer irritaciones oculares. Para prevenir y tratar esta afección existen colirios eficaces y seguros.

Fuente : elsevier.es

Humo de tabaco, polvo acumulado o largas jornadas frente al ordenador. Todas estas situaciones de la vida diaria producen habitualmente irritación ocular, cuyos principales síntomas son el enrojecimiento y/o lagrimeo de los ojos. Pero con la llegada del verano hay otras situaciones añadidas que provocan un aumento de la prevalencia de las irritaciones oculares: el aire acondicionado, el cloro de las piscinas, la arena de la playa, las salidas más frecuentes en ambientes cargados, etc. Junto con la piel, los ojos son una de las partes del cuerpo más expuestas a padecer patologías leves durante el verano. 

El frecuente contacto de los ojos con el agua del mar y, sobre todo, con el cloro de las piscinas origina en muchas ocasiones una irritación ocular. Si nos bañamos en agua demasiado clorada el fino tejido que recubre la parte posterior del párpado (la conjuntiva) se irrita dando lugar a un enrojecimiento de la conjuntiva. Claro que tampoco es conveniente sumergirse en aguas que no estén tratadas con los niveles necesarios de cloro porque, precisamente, su finalidad es la de eliminar gérmenes y bacterias que, de entrar en contacto con los ojos, podrían provocar importantes infecciones.

Fuente :  farmaciashausmann.blogspot.ch

Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando pasamos demasiado tiempo frente al ordenador, conduciendo o estudiando (ahora que se acerca la época de exámenes). Si a ello unimos factores ambientales como el aire acondicionado, la calefacción o la contaminación de las ciudades, dichas molestias aumentan.

Algunas personas predispuestas a padecer molestias oculares son aquellas que someten la vista a esfuerzos de fijación continuados, las que trabajan en condiciones de mala luminosidad (o con luz artificial), en ambientes cargados, contaminados o con humo.

Fuente : elperiodicodelafarmacia.es

  • Cuando se esté fijando la vista por mucho tiempo es recomendable tomar breves descansos para no forzar los músculos, al menos tres minutos cada hora y media.
  • Descanse cinco minutos por cada hora de lectura y no se acerque demasiado al texto.
  • No trabaje frente al ordenador estando a oscuras, pues el deslumbramiento afecta la retina.
  • Procurar realizar la mayoría de las actividades con luz natural siempre que pueda.
  • No ver la televisión a una distancia inferior a 2,5 metros; debe mantenerse buena postura y la habitación iluminada.
  • Debe evitarse en todo momento actos como frotarse los ojos ya que ello podría provocar un empeoramiento de los síntomas.
  • Se recomienda mantener correctamente ventilados aquellos lugares donde se trabaja y en los que suele producirse concentración de humo.
  • El empleo de gafas de sol puede ser útil para proteger los ojos, sobre todo en los casos que se tenga que conducir durante varias horas.
  • En caso de usar gafas o lentes de contacto deben seguirse al pie de la letra las indicaciones del oftalmólogo.
  • Es aconsejable dormir de 6 a 8 horas diarias, para que los músculos oculares se relajen y los ojos se lubriquen.
  • Si las molestias persisten, acuda al oftalmólogo.

Fuente elperiodicodelafarmacia.es

Complicaciones

Muchos de nosotros no somos conscientes de la necesidad de limitar el tiempo que se permanece frente al ordenador y la televisión con el fin de mantener una correcta salud visual. Esta sobre-exposición puede causar el llamado Síndrome de la Pantalla de Visualización, cuyos síntomas son visión doble o borrosa, fatiga ocular, fotofobia, lagrimeo, sequedad, ojos rojos, pesadez ocular, además de otros síntomas como rigidez y dolor de hombros, cuello, espalda, brazos, muñecas y mano, picor o enrojecimiento de la cara, hinchazón, cefaleas, náuseas, mareos y vértigo.

Fuente : elperiodicodelafarmacia.es

Prevención

Consejos para evitar la irritación ocular y la fatiga

  • Dispón una buena iluminación si estás leyendo o trabajando.
  • Si usas ordenador, que la pantalla tenga protector y esté a la altura de los ojos.
  • Procura tomarte descansos.
  • No te frotes los ojos.
  • Haz ejercicios de enfoque cerca-lejos.
  • Añade a tu dieta vitamina A (zanahorias, frutos secos o aceite de hígado de bacalao)

Fuente sanopordentro.com

El salitre y el cloro irritan los ojos y para evitar el efecto que producen es aconsejable no abrirlos bajo el agua y si se hace, emplear gafas de bucear, que en muchos casos se pueden personalizar con la graduación óptica necesaria. Las gafas de buceo homologadas también protegen del sol y de su reflejo en el agua al incorporar un filtro ultravioleta.

Si la irritación ocular es debida a una agente como el cloro lo recomendable es evitar, en la medida de lo posible, el contacto con ese agente irritante y utilizar soluciones oftálmicas como los descongestivos oculares, que alivian las molestias y el enrojecimiento y escozor, sobre todo en caso de que la exposición de los ojos a estas sustancias o al aire acondicionado no puedan evitarse y sea continuado.

Protección frente al sol 

Prácticamente todo el mundo conoce que la radiación solar daña la piel, pero muy pocos son conscientes del daño que produce en nuestros ojos. De todas las radiaciones ultravioletas emitidas por el sol, la C es mayoritariamente absorbida por la capa de ozono, y la mínima cantidad que llega a la superficie terrestre no es potencialmente nociva para los ojos. Sin embargo, la exposición prolongada de los ojos a las radiaciones A y B (UVA y UVB) puede conducir a la aparición de alteraciones oculares severas si además se dan una serie de circunstancias, como tomar medicamentos fotosensibles, que potencian el efecto de las radiaciones, padecer cataratas, ya que aumentan la dispersión de la luz, o permanecer un tiempo excesivo al sol.

La mejor manera de evitar esta amenaza es mediante la protección solar ocular, principalmente con el uso de gafas de sol, recomendadas para todas las edades. Las lentes apropiadas puedan aportar una protección de amplio espectro (hasta un 99% de la radiación UVA y UVB). El problema es que las gafas de sol se suelen elegir más por el diseño o el precio que por motivos sanitarios. La elección de las gafas se debe ajustar a criterios sanitarios y al perfil del usuario y es necesario adquirirlas en un establecimiento sanitario y aconsejado por un profesional de la salud, asegurándose de que nos protegen de los rayos ultravioleta y que cumplen con las normas de seguridad de la Unión Europea.

Cuidado con las lentillas 

Un factor de riesgo añadido para los ojos en el verano es ser usuario de lentes de contacto. Por eso, los expertos aconsejan prescindir de las lentes de contacto cuando se vaya a tomar sol o a darse un baño en el mar o en la piscina.

Además, hay que evitar que las lentillas permanezcan en su estuche expuestas directamente al sol o a temperaturas excesivas, así como reducir el número de horas de uso para evitar que el ojo se reseque en exceso por el viento o el aire acondicionado y se produzcan lesiones.

RECOMENDACIONES ESTIVALES

  • Utilice gafas de sol homologadas que cumplan las normas de calidad óptica necesarias para la correcta protección ocular. 
  • El uso de una gorra o de una visera puede atenuar ostensiblemente la exposición a la luz, sobre todo en las personas más sensibles a la misma (ojos claros, operados de cataratas).
  • Aplicar crema fotoprotectora en los párpados ya que esta piel es muy fina y sensible, por lo que es muy frecuente que se enrojezca y se irrite. Para ello, se recomienda utilizar cremas con un factor de protección por encima del 20.
  • Evite el uso de lentes de contacto en las piscinas y en el mar para evitar riesgo de contraer infecciones.
  • No sumerja la cabeza debajo del agua si ha sufrido una intervención ocular en las últimas tres semanas.
  • Utilice gafas protectoras con lentes de material orgánico durante la práctica de deportes (natación, squash, vela...) y de otras actividades como el bricolaje o la jardinería, para evitar traumatismos oculares o la entrada de cuerpos extraños en el globo ocular.

Fuente cofalmeria.com

Se denominan colirios a las soluciones oftálmicas destinadas a ser aplicadas en los ojos para aliviar unos determinados síntomas. A continuación se detallan una serie de recomendaciones a tener en cuenta en la utilización de los mismos:

  • No compartir nunca un tratamiento de uso oftálmico. Son de uso personal.
  • Antes de aplicarse cualquier solución oftálmica, lávese las manos.
  • La zona de aplicación del envase no debe contactar con el ojo ni con los dedos.
  • Conservar el producto bien cerrado, en lugar fresco y seco y protegido de la luz. Únicamente se conservará en el frigorífico si así está indicado en el prospecto.
  • Deben desecharse a las cuatro semanas de estar abiertos, o al finalizar el tratamiento si es de menor duración, ya que de otro modo podrían contaminarse

Fuente elperiodicodelafarmacia.es

Tratamiento

En primer lugar evitar las situaciones que las producen, esto es, mejorar las condiciones de salubridad y trabajar con una iluminación adecuada. Cuando los síntomas han hecho su aparición, la primera medida a tomar es el reposo ocular si es posible, es decir, el cese de la actividad que está produciendo las molestias y el empleo de fármacos que alivien las molestias, tales como colirios isotónicos o agua de manzanilla. Dado a que son fármacos que se emplearán con mucha frecuencia es de gran importancia que sean inocuos y sin la aparición de efectos indeseables como la visión borrosa tras su administración. 

Fuente mifarmacia.es

Referencias /Artículos cíentificos

Irritación ocular: modelos alternativos

Vega Montalvo Raiza, Álvarez Fong Mayleng.

Rev Cubana Farm 2001; 35(3) : 211-218.

Resumen

El ojo puede ser dañado accidentalmente por el uso de muchos productos de uso rutinario. Para facilitar la seguridad de los consumidores es necesario estimar el potencial de irritación ocular de estas sustancias químicas. Esta estimación está basada en los resultados obtenidos en el ensayo de Draize llevado a cabo en conejos. Sin embargo, avances en el desarrollo de la toxicología in vitro han permitido el uso de algunas alternativas para la evaluación del riesgo ocular; por lo que se presenta una revisión acerca de los diferentes métodos alternativos disponibles hasta el momento que permiten evaluar de una forma u otra los efectos tóxicos a nivel ocular.

NOTA: es necesario registrarse en el portal para poder descargar el documento PDF

Fuente imbiomed.com.mx

 

Buscar páginas Pro Visu