Ojo Rojo

Definición

El ojo rojo, es un término no específico, con el que se designa en medicina un enrojecimiento en la porción anterior del ojo, detectable a simple vista.

Se trata de un cuadro muy frecuente que puede deberse a un proceso benigno como una conjuntivitis vírica, pero que en ocasiones es consecuencia de una enfermedad grave. El médico de atención primaria que atiende en primera instancia a un paciente, evalúa una serie de signos clínicos que si están presentes hacen recomendable la derivación inmediata a un oftalmólogo.

El ojo rojo está causado por la hiperemia de alguna de las estructuras más superficiales y anteriores del ojo, es decir la conjuntiva, esclerótica, córnea, iris y cuerpo ciliar, lo cual puede ser consecuencia de un proceso inflamatorio que las afecte directamente o indirectamente a través de otras estructuras adyacentes más profundas.

Fuente : es.wikipedia.org

Síntoma

Los ojos rojos son un trastorno en el que la parte blanca del ojo (la esclera) ha tomado ese color.

El aspecto del ojo rojo puede variar en gran medida. Es posible ver líneas onduladas de color rosa o líneas rojas en la esclera, o toda la esclera puede presentarse rosa o rojo difuso.

Este trastorno puede tener lugar en uno o los dos ojos, y es posible asociarlo con diversos síntomas, como:

  • Irritación
  • Dolor
  • Picazón
  • Sequedad
  • Ardor
  • Secreción
  • Ojos acuosos
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa

En algunos casos, los ojos rojos quizás no presenten síntomas, con excepción del enrojecimiento.

Fuente All About Vision

Causa

Las enfermedades más comunes que pueden causar un ojo rojo son:

  • Conjuntivitis
  • Queratitis
  • Escleritis y epiescleritis
  • Iridociclitis o uveítis anterior
  • Glaucoma agudo
  • Cuerpo extraño superficial o profundo
  • Hemorragia subconjuntival
  • Uveítis

Fuente : es.wikipedia.org

Los ojos rojos se deben a la dilatación de los vasos sanguíneos minúsculos ubicados entre la esclera y la conjuntiva transparente que recubre el ojo. Estos vasos sanguíneos (muchos de los cuales en general son invisibles) pueden hincharse debido a causas relacionadas con el medio ambiente o con el estilo de vida, así como por problemas oculares específicos.

En general, los ojos rojos son causados por alergia, fatiga ocular, uso exagerado de lentes de contacto o infecciones oculares comunes, tales como conjuntivitis. No obstante, el enrojecimiento ocular algunas veces puede ser signo de un trastorno o enfermedad más grave en los ojos; la uveítis o el glaucoma, por ejemplo.

Las causas medioambientales de los ojos rojos incluyen:

  • Alérgenos suspendidos en el aire (que ocasionan alergias oculares)
  • Contaminación aérea
  • Humo (el proveniente del fuego, el que respiran los fumadores pasivos, etc.)
  • Aire seco (en climas secos, cabinas de aviones, edificios de oficina, etc.)
  • Polvo
  • Vapores en el aire (gasolina, solventes, etc.)
  • Exposición a productos químicos (cloro de las piscinas, etc.)
  • Sobreexposición a la luz solar (sin lentes con protección a los rayos UV)

Entre los trastornos oculares normales que ocasionan enrojecimiento de ojos, se encuentran:

  • Ojos secos
  • Alergias oculares
  • Conjuntivitis
  • Uso de lentes de contacto
  • Fatiga ocular digitalEntre los trastornos oculares graves que pueden ocasionar enrojecimiento de ojos, se encuentran:

Entre los trastornos oculares graves que pueden ocasionar enrojecimiento de ojos, se encuentran:

  • Infecciones oculares
  • Traumatismo o lesión ocular
  • Úlcera corneal
  • Uveítis
  • Glaucoma
  • Cirugía ocular reciente (cirugía plástica de ojos, LASIK, etc.)

Diversos factores relacionados con el estilo de vida pueden contribuir al riesgo de contraer el trastorno de ojos rojos. Por ejemplo, fumar (cigarrillos o marihuana) con certeza puede ocasionar el enrojecimiento de los ojos, al igual que un consumo significativo de alcohol. El uso continuo de dispositivos digitales y sueño insuficiente constituyen otras causas de ojos enrojecidos, también relacionadas con el estilo de vida.

Fuente :  All About Vision

Prevención

La indicación de lavarse las manos, por parte del paciente y su familia, previene del contagio de la conjuntivitis viral aguda. De la misma manera, debemos tener en cuenta que el modo de trasmisión de la conjuntivitis es por mucosidades pulmonares dispersas en aerosol por la tos o el contacto directo, muchas veces inadvertido, con las secreciones oculares de un paciente enfermo. Debe tenerse especial cuidado con el uso de toallas.

Fuente :  facebook.com/ClinicaOjosSanJuan

Tratamiento

Debido a que el ojo rojo tiene tantas causas (y algunas de ellas son graves y exigen atención inmediata), usted debe visitar a su profesional de la visión inmediatamente si presenta ojos rojos, en especial si el enrojecimiento aparece súbitamente, conjuntamente con una visión borrosa o con molestias en los ojos.

Asimismo, debe recurrir a su profesional de la visión antes de utilizar gotas oftalmológicas para quitar el enrojecimiento. Estas gotas pueden contener fármacos llamados vasoconstrictores que contraen los vasos sanguíneos. La contracción de los vasos sanguíneos de la esclera hará que sus ojos se vean más blancos, pero si usa estas gotas con frecuencia durante un período de tiempo, tal vez comience a usarlas con más frecuencia para evitar que retorne el enrojecimiento. Y probablemente experimente un enrojecimiento más severo, de interrumpir el uso de estas gotas.

La mejor forma, y la más segura, de librarse del enrojecimiento de los ojos es consultar con su profesional de la visión para determinar la causa de este trastorno y recibir opciones en cuanto a los tratamientos más eficaces.

Hasta que pueda visitar al profesional de la visión para que revise su problema de ojos, deje de usar los lentes de contacto (si es su caso) y recurra a las gafas. Lleve los lentes de contacto a la consulta médica, para que se pueda evaluar si estos están causando el enrojecimiento.

Si desea, puede humectar frecuentemente sus ojos con gotas oftalmólogas lubricantes sin conservantes, hasta que pueda ver al médico.

Fuente :  All About Vision

Información para profesionales de la salud

Las patologías que pueden dar lugar a un ojo rojo son muy variadas y es muy importante distinguirlas ya que muchos casos tienen fácil tratamiento y buen pronóstico, mientras que otros constituyen una verdadera urgencia oftalmológica.

La coloración roja de la conjuntiva bulbar puede deberse:

  • a una hemorragia subconjuntival (hiposfagma)
  • a una hiperemia de los fondos de saco o hiperemia conjuntival (más benigna)
  • a una hiperemia perilímbica o ciliar (más grave).

También influye en la valoración del cuadro el hecho de que se acompañe o no de dolor:

A. Si no hay dolor ni fotofobia

Se trata probablemente de un hiposfagma o de una conjuntivitis, las segundas pueden acompañarse de molestias leves (picazón, sensación de cuerpo extraño). Aseguraremos el diagnóstico por los siguientes datos; en la conjuntivitis (Fig.7):

  • la topografía de la hiperemia es conjuntival
  • se acompaña de descarga mucosa o secreción
  • la córnea tiene brillo normal
  • no hay cambios en la pupila, que reacciona normalmente a la luz.

B. Si es una hiperemia más vinosa (localizada o difusa) con dolor a la presión

Puede corresponder a una episcleritis o a una escleritis (Fig. 8):

  • la hiperemia es más profunda
  • no hay secreción
  • puede acompañar o preceder a ciertas enfermedades inmunológicas.

C. Si hay dolor fuerte, la hiperemia es periquerática y la agudeza visual estádisminuída, se trata de una afección del globo ocular

  • Si el dolor es muy agudo con irradiaciones, la agudeza visual muy disminuída, la córnea no está transparente, la cámara anterior es estrecha y la pupila está fija en semimidriasis, se trata de un glaucoma agudo. Se comprobará midiendo la tensión ocular.
  • En casos de dolor agudo, hiperemia periquerática, córnea transparente y pupila en miosis, se trata de una iritis o iridoclitis aguda. A veces se acompaña también de hipertensión ocular.
  • Si el dolor y pérdida visual (mayor o menor) se acompaña de fotofobia, blefarospasmo y lagrimeo y además se obseva una falta de transparencia corneal, puede tratarse de una queratitis superficial o úlcera corneal. Se demostrará tiñéndola con fluoresceína.

Podría tratarse también de una erosión o cuerpo extraño corneal, pero existiría el antecedente en la anamnesis.

Conducta a seguir

El HIPOSFAGMA puede ser de origen traumático (simplemente al frotarse el ojo) o espontáneo; a veces se relaciona con una maniobra de Valsalva, golpe de tos o esfuerzo y entonces puede ser bilateral (Fig. 9); pocos casos son motivados por discrasias sanguíneas y no están en relación con las cifras de TA.

No precisa ningún tratamiento, sólo tranquilizar al paciente y asegurarle que desaparecerá espontáneamente en algunos días (aunque es frecuente recidive en aquel mismo ojo, por la mayor fragilidad del vaso afecto).

Si el hiposfagma es importante y post-traumático debe ser examinado por un oftalmólogo.

La CONJUNTIVITIS con secreción (Fig. 10) puede tratarse con un colirio antibiótico de amplio espectro (evitar asociaciones) que se administrará 1-2 gotas cuatro veces/día y en pomada por la noche, para conseguir una cobertura antibiótica las 24 horas del día.

No prescribir colirios corticoideos.

Si en unos días la conjuntivitis no cura o se sospecha la posibilidad de una etiología vírica (cuadro faríngeo acompañante, adenopatía preauricular) remitir al oftalmólogo.

Si la conjuntivitis acompaña un cuadro alérgico (atopia, rinitis, presentación estacional) podemos tratarla con un colirio de cromoglicato disódico y un colirio antihistamínico (levocabastina).

En el GLAUCOMA AGUDO es fundamental el diagnóstico precoz. Con frecuencia los pacientes ya han presentado anteriormente ataques esporádicos prodrómicos de menor intensidad, dolores oculares en el hemicráneo del lado afecto y visión de halos coloreados alrededor de las luces (por la dispersión de la luz que produce el edema de la córnea).

Las irradiaciones dolorosas a distancia pueden prevalecer sobre la clínica ocular, en forma de cefaleas occipitales y síntomas de origen vagal (bradicardia, hipotensión arterial) provocando náuseas y vómitos e incluso dolor abdominal, lo cual puede enmascarar el diagnóstico. Ante un cuadro indefinido de este tipo fijarse si un ojo está rojo y doloroso, pues suele presentarse en forma unilateral.

Una vez hecho el diagnóstico, el médico general puede administrar un analgésico y, si acaso, instilar colirio miótico de Pilocarpina 2%, que se repite cada 10', mientras remite el paciente a un Centro Oftalmológico donde se resolverá fácilmente el problema con mióticos y realizando una iridectomía periférica con láser Nd YAG (previa administración de Edemox y/o Manitol 500 c.c. al 20% por vía intravenosa) o mediante cirugía si se trata de un glaucoma agudo secundario, por ejemplo, a una catarata hipermadura (Fig. 11).

Cuando se trate por tanto de afecciones del globo ocular (las comprendidas en el apartado C) el médico general, ante la menor duda, debe abstenerse de cualquier tratamiento y remitir lo más rápidamente posible el paciente a un oftalmólogo, recordando las siguientes reglas fundamentales:

  • En un glaucoma agudo está formalmente contraindicado dilatar la pupila; debemos instilar colirios MIÓTICOS.
  • En una Iridociclitis o una queratitis sí está indicado dilatar la pupila. Debemos prescribir, por tanto, MIDRIÁTICOS ciclopléjicos, aún en el caso de que la iritis se acompañe de hipertensión ocular, además de colirios antiinflamatorios.
  • En una úlcera corneal, ante la sospecha de una etiología vírica, prohibido administrar CORTICOIDES tópicos. Si la úlcera es bacteriana la antibioterapia junto a midriasis será lo fundamental y si es vírica usaremos los antivíricos de que disponemos actualmente por vía tópica y, a veces, también general.

En resumen, ante la duda, frente a un ojo rojo doloroso, debemos abstenernos de actuar sobre la pupila y evitar la instilación de corticoides. Su prescripción es competencia del especialista oftalmólogo.

Fuente : facebook.com/ClinicaOjosSanJuan 

OJO ROJO

  • I. Introducción
  • II. Esquema Anatomo-Funcional del Sistema Visual
  • III. Historia Clínica Oftalmológica: Protocolo de Urgencias
  • IV. Concepto de Ojo Rojo
    • 1. Categorías Clínicas
    • 2. Clasificación Clínica
      • A/ Ojo Rojo Indoloro
      • B/ Ojo Rojo Doloroso
  • V. Ojo Rojo Indoloro
    • 1. Clasificación Clínica
      • A/ Patología Palpebral
      • B/ Patología Conjuntival
    • 2. Diagnóstico Diferencial de los Cuadros de Conjuntivitis
  • VI. Ojo Rojo Doloroso
    • 1. Clasificación Clínica
      • A/ Patología Inflamatoria
      • B/ Hipertensión Ocular Aguda: Glaucoma Agudo
      • C/ Patología Traumática
    • 2. Protocolo Clínico: Signos de Alerta del Ojo Rojo
  • VII. Diagnóstico Diferencial de los Cuadros de Ojo Rojo
  • VIII. Bibliografía
  • IX. Apéndice de Ilustraciones X. Prueba de Evaluación
    • 1. Cuestionario
    • 2. Respuestas

Fuente medynet.com

 

Buscar páginas Pro Visu