Retinopatía Diabética

 

Retinopatía Diabética

Definición

La retinopatía diabética es una complicación ocular de la diabetes, producida por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina del fondo de ojo. Estos vasos sanguíneos alterados pueden sufrir un debilitamiento de su pared y permitir la salida de líquido o sangre, hacer crecer ramificaciones frágiles en forma de cepillo, y sufrir oclusiones (trombosis).

Cuando la sangre o líquido que sale de los vasos daña la retina, la imagen enviada al cerebro se hace borrosa.

Hay dos tipos de retinopatía diabética.

Retinopatía no proliferativa: En ella los vasos sanguíneos localizados dentro de la retina presentan cambios; algunos disminuyen de tamaño y otros se agrandan y forman sacos o dilataciones en forma de globo que entorpecen u obstruyen la circulación de la sangre. Estos vasos sanguíneos gotean y sufren hemorragias. El suero en el tejido fuera de los vasos produce hinchazón de la retina, es lo que técnicamente se conoce como edema retiniano. Cuando el edema se reabsorbe quedan lípidos atrapados en el tejido, estos depósitos se llaman exudados.

La retinopatía no proliferativa está considerada como etapa inicial de la retinopatía diabética. Afortunadamente en un 80% de los casos la afectación de la retinopatía no produce una perdida acusada de la visión. En algunos pacientes, los exudados mencionados pueden acumularse en la zona central de la retina (mácula). En estos casos la perdida de visión puede ser considerable. La retinopatía no proliferativa es una señal de peligro, ya que puede avanzar a etapas más graves y dañar la vista.

Retinopatía proliferativa: Este tipo comienza de la misma manera que la no proliferativa pero, en su evolución hay un fenómeno de isquemia (falta de aporte oxigenado a las células). La isquemia hace que el tejido estimule la formación de vasos sanguíneos en un intento desesperado de recuperar el aporte sanguineo, y se produce neoformación de vasos sanguineos en la superficie de la retina o del nervio óptico. Estos vasos sanguíneos neoformados, tienen una gran fragilidad, pueden romperse y sangrar dentro del humor vítreo, que es la sustancia transparente y gelatinosa que llena el centro del globo ocular. Si la sangre opacifica el humor vítreo que normalmente es transparente, se bloquea la luz que pasa hacia la retina, y las imágenes se ven distorsionadas. Además, el tejido fibroso que se forma a partir de la masa de los vasos sanguíneos rotos en el humor vítreo puede estirar y retraer la retina, desprendiéndola del fondo del ojo. Los vasos sanguíneos pueden también formarse en el iris y causar un aumento de la presión ocular, dando lugar a severas pérdidas de la visión.

Fuenteoftall.mejorforo.net

Órgano

Retina

Síntoma

La retina es una capa de tejido en el interior del globo ocular que es necesaria para la visión, pero no toda su superficie recoge las imágenes del exterior, sino sólo la parte central de la misma. Los cambios que se producen en la retinopatía diabética inicialmente no suelen afectar a esta zona central y, por ello, no se traducen en disminución de la agudeza visual, pasando inadvertidos para el paciente.

La retinopatía diabética puede evolucionar durante años sin que su portador la detecte e incluso estar presente en el momento del diagnóstico. Es por ello que un seguimiento reglado especializado de la diabetes es la única forma de detectar y tratar precozmente sus complicaciones.

Fuentewww.cun.es

Frecuencia

Afortunadamente, puede existir una retinopatía de grado considerable sin disminución de la agudeza visual, y el pronóstico puede ser optimista. Sin embargo, en cerca del 15 %, la retinopatía es tan grave que, si no se trata, aparecerá una importante disminución de la agudeza visual.

Fuente : www.tuotromedico.com

Entre el 40 y el 45 por ciento de los norteamericanos diagnosticados con diabetes tienen algún nivel de retinopatía diabética. 

Fuentenei.nih.gov

Causa

La aparición y la progresión de la retinopatía diabética están relacionadas con las alteraciones en el control de la glucemia. La hiperglucemia (niveles de glucosa en sangre altos) produce lesiones en la retina y en los vasos arteriales. Estas lesiones se agravan con la hipertensión arterial que frecuentemente padecen los pacientes con diabetes.

Aumenta la frecuencia al aumentar los años de evolución de la diabetes y la edad del paciente. También se acelera la progresión de la afectación retiniana durante la pubertad y el embarazo, momentos en los que el riesgo de que se desestabilice el control de la glucemia es mayor.

Fuentewww.fisterra.com

Complicaciones

Enfermedad ocular diabética puede conducir a la disminución de la visión y ceguera.

Fuente : www.nlm.nih.gov

Si no se trata, la retinopatía proliferativa puede causar una pérdida severa en su visión o incluso la ceguera. Además, mientras más pronto reciba tratamiento, más probabilidad tendrá de que el tratamiento sea eficaz.

Fuentenei.nih.gov

Prevención

Un buen control de la glucemia, la presión arterial y el colesterol es muy importante para prevenir la retinopatía diabética.

No fume. Si necesita ayuda para dejar de fumar, pregúntele a su proveedor de atención.

Fuentewww.nlm.nih.gov

Es muy importante, junto con el estricto control de la glucemia, evitar otros posibles factores que facilitan o agravan las lesiones vasculares de la retinopatía. Por ello el paciente diabético debe de evitar rigurosamente el consumo de tabaco y de alcohol, y controlar la hipertensión arterial y los niveles de colesterol.

Así mismo la dieta y la realización de ejercicio físico son medidas de tratamiento fundamentales para mantener el estado físico y funcional del organismo en el paciente diabético.

Deben de mantenerse unos buenos hábitos de higiene visual:

  • Mantener control oftalmológico periódico;
  • Usar lentes de corrección visual en caso de requerirlas;
  • Utilizar gafas de protección solar;
  • No utilizar colirios o medicamentos oftalmológicos salvo indicación expresa del médico;
  • Utilizar filtros de protección ocular en caso de trabajar con ordenadores o pantallas de equipos informáticos;
  • No someter la vista a sobrecargas ni esfuerzos visuales. Leer y trabajar con suficiente luz, en intensidad y orientación adecuadas.
  • Utilizar gafas de protección ocular en caso de realización de actividades que puedan suponer riesgos de heridas, quemaduras, para los ojos.

Fuentewww.fisterra.com

Diagnóstico

Oftalmoscopia (exploración del ojo mediante un aparato emisor de luz que permite observar la retina) anual, realizada con la pupila dilatada.

Angiografía fluoresceínica (método mediante el cual se introduce un contraste que permite ver el trayecto de las pequeñas arterias y venas que circulan por el interior del ojo. Esta exploración es más sensible y permite cuantificar los beneficios del tratamiento.

Fuente : www.tuotromedico.com

El edema macular y la retinopatía diabética se detectan al hacerse un examen completo de la vista que incluye:

Prueba de agudeza visual. En esta prueba se usa una tabla optométrica para medir su vista a diferentes distancias.

Examen con dilatación de las pupilas. Para dilatar o agrandar las pupilas, el oculista le pondrá unas gotas en los ojos. El oculista mira a través de un lente de aumento especial para examinar la retina y el nervio óptico para ver si hay señales de daño u otros problemas de los ojos. Después del examen, su visión de cerca podrá permanecer borrosa por varias horas.

Tonometría. Se utiliza un instrumento para medir la presión del ojo. Para esta prueba, el oculista puede ponerle unas gotas para adormecer sus ojos.

Su oculista le examinará su retina para ver si hay señales de la enfermedad, incluyendo:

  • Vasos sanguíneos que gotean.
  • Inflamación de la retina (edema macular).
  • Depósitos pálidos y grasosos en la retina, que son señales de que los vasos sanguíneos están goteando.
  • Tejido del nervio dañado.
  • Cualquier cambio a los vasos sanguíneos.

Si su oculista cree que usted necesita un tratamiento para el edema macular, le puede sugerir una angiografía fluoresceínica. En este examen, le inyectan un colorante especial en el brazo y le toman unas fotografías cuando el tinte está pasando por los vasos sanguíneos de la retina. Este examen permite a su oculista identificar cualquier goteo de los vasos sanguíneos y recomendar un tratamiento.

Fuentenei.nih.gov

Tratamiento

En muchos casos el tratamiento no es necesario; en otros sí.

El tratamiento más significativo consiste en usar láser para cerrar o fotocoagular los vasos sanguíneos que gotean.

El tratamiento láser puede realizase en el consultorio. Si se aplica a tiempo, puede detener el daño.

Sin embargo el láser no puede usarse en todos los pacientes. En el caso de que el humor vítreo esté lleno de sangre se procede a realizar una vitrectomía, el humor vítreo lleno de sangre se extrae del ojo y se reemplaza por una solución artificial transparente.

Sin embargo, si la retinopatía diabética causa que la retina se desprenda del fondo del ojo, puede haber una pérdida grave de la visión o ceguera, a menos que se recurra inmediatamente a la cirugía para sujetar la retina.

Fuenteoftall.mejorforo.net

Imágenes

  Visión normal.

Eye disease simulation, normal vision

FuenteBy National Eye Institute, National Institutes of Health [Public domain], via Wikimedia Commons

La misma imagen vista por un paciente con retinopatía diabética.

Eye disease simulation, diabetic retinopathy

FuenteBy National Eye Institute, National Institutes of Health [Public domain], via Wikimedia Commons

Referencias /Artículos cíentificos

American Academy of Ophthalmology Retina/Vitreous Panel. Preferred Practice Pattern Guidelines. Diabetic retinopathy. 2014. www.aao.org/ppp. Accessed August 18, 2015.

American Diabetes Association. Microvascular complications and foot care. Sec. 9. Standards of Medical Care in Diabetes - 2015. Diabetes Care. 2015;38:S58-S66. PMID: 25537706 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25537706.

Lim JI, Rosenblatt BJ, Benson WE. Diabetic retinopathy. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 6.21.

Fuentewww.nlm.nih.gov

 

Buscar páginas Pro Visu