Toxoplasmosis Ocular

 

Toxoplasmosis Ocular

Definición

La toxoplasmosis es una infección de las capas internas del ojo producida por un parásito (toxoplasma gondii). La enfermedad puede ser congénita (la madre infecta al feto a través de la placenta) o adquirida cuando se manifiesta en la edad adulta. El síntoma mas importante es el de visión borrosa debido a la opacidad del medio (debris en el vítreo), aunque la visión también puede estar limitada si la lesión afecta a las áreas vitales de la retina (mácula o nervio óptico). El tratamiento consiste en anti-inflamatorios y antibióticos especiales que se administrarán por varias semanas. Desafortunadamente las recurrencias son frecuentes y el paciente necesitará visitas de seguimiento periódicamente.

Fuente retinaenmexico.com

Es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito llamado Toxoplasma gondii. La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, presentarse con o sin síntomas.

Existen distintas formas de infección pues este parásito puede atacar diferentes partes del cuerpo, las más comunes son el cerebro, los ganglios linfáticos y el ojo.

Toxoplasmosis Ocular: puede ser de origen congénito o adquirido, afectar uno o ambos ojos.

La infección por Toxoplasma gondii es una causa frecuente de coriorretinitis = inflamación de la retina

Fuente :  asuo.org.uy

Frecuencia

En la presentación más común de toxoplasmosis ocular esta retinitis se localiza adyacente a una cicatriz coriorretiniana previa. Un estudio sobre recurrencias de la toxoplasmosis ocular mostró que 75% de los pacientes en su primera consulta ya tenía una cicatriz previa que había pasado desapercibida.

La uveítis anterior aparece en aproximadamente 50% de los pacientes con toxoplasmosis ocular.

Toxoplasmosis congénita. Si la infección es adquirida durante el tercer trimestre de embarazo, la transmisión al feto ocurre casi en 60% de los casos, probablemente debido a una mayor vascularización de la placenta. La retinocoroiditis es la manifestación más común. Es bilateral en 85% de los pacientes y afecta la mácula en 58% de ellos.

Fuente intramed.net

Causa

Antiguamente se pensaba que la toxoplasmosis ocular era una enfermedad adquirida en forma congénita y que posteriormente podía tener reactivaciones tardías. Hoy en día, sin embargo, este concepto ha variado gracias a que nuevos datos epidemiológicos han demostrado la existencia de formas adquiridas mediante el contagio por alimentos, agua y aire. Probablemente las cicatrices de las cuales se genera la reactivación ocular -que es la forma más común- se traten de una infección contraída anteriormente, pero no de una lesión congénita. En la mayoría de los casos esta primera lesión pasa desapercibida y es en la reactivación donde surgen los síntomas de la enfermedad ocular.

El parásito se aloja en la retina en la forma de bradizoítos enquistados; al romperse este quiste por motivos que aún se desconocen se desarrolla una retinitis, ya que éste es el órgano inicialmente comprometido. Es importante considerar a la toxoplasmosis ocular como una retinitis, por lo que las retinitis serán las entidades a tener en cuenta entre los diagnósticos diferenciales de la enfermedad.

Fuente intramed.net

Prevención

Debe reforzarse el lavado de alimentos naturales que puedan contaminarse con tierra que contenga ooquístes de deposición de gato. Sólo debe usarse agua potable y no ingerir carne cruda. No se deben manipular deposiciones de gato y estas deben eliminarse cada 24 h dado que el ooquístes es infectante sólo 48 h después de eliminado en la deposición. Debe evitarse la infección del gato doméstico impidiendo que cace ratones y que coma carne cruda. Debe alimentarse solamente con comida especial de gato. Para prevenir la toxoplasmosis congénita debe identificarse a las mujeres embarazadas susceptibles y reforzar las medidas de prevención y en aquellas que se infecten realizar el tratamiento con espiramicina lo más precozmente posible.

Fuente monografias.com

  • Evitar el contacto con materia fecal de gatos menores de 6 meses.
  • No tomar agua de la llave, ríos y quebradas o bebidas hechas con agua sin hervir o sin filtrar.
  • Comer carnes bien cocidas y verduras bien lavadas.
  • Hacer examen de IgG e IgM durante el embarazo.

Si usted ya terminó el tratamiento o ya le han diagnosticado toxoplasmosis ocular esté atento a cualquier síntoma como visión de manchas móviles o fijas y visión borrosa consulte a su médico u oftalmólogo.

Fuente :  asuo.org.uy

Diagnóstico

Fondo de ojo: examen mediante el cual el oftalmólogo o médico examina la apariencia del ojo con la ayuda de un oftalmoscopio, sirve para diagnosticar muchas enfermedades, entre ellas la toxoplasmosis.

IgM y la IgG: Son pruebas realizadas en sangre para medir los anticuerpos, es decir las defensas fabricadas por el cuerpo para responder a la infección por Toxoplasma gondii.

PCR: Es una prueba que detecta al parásito en sangre mediante la detección de sus genes.

Fuente :  asuo.org.uy 

Tratamiento

Se utilizan como antibióticos para atacar al parásito: PIRIMETAMINA y SULFADOXINA.

Se recomienda acompañar los antibióticos de ÁCIDO FOLÍNICO.

Para reducir la inflamación en el ojo se usa un corticoide: PREDNISOLONA.

Este tratamiento permite la reducción de los síntomas, en algunos casos puede haber mejoramiento de la visión, pero lo más importante es que ayuda a detener el curso de la enfermedad evitando futuras consecuencias y una afectación mayor de la visión. Por eso es fundamental seguir cuidadosamente las indicaciones de su médico u oftalmólogo. En caso de presentar algún síntoma o tener alguna duda es importante consultarle a su médico.

Fuente : asuo.org.uy

Referencias /Artículos cíentificos

CONSENSO ARGENTINO DE TOXOPLASMOSIS CONGÉNITA.

Durlach Ricardo, Kaufer Federico, Carral Liliana, Freuler Cristina, Ceriotto Mariana, Rodríguez Marcelo et al .

Medicina (B. Aires) [revista en la Internet]. 2008 Feb [citado 2010 Jun 24] ; 68(1): 75-87.

Fuente :  scielo.org.ar

TOXOPLASMOSIS OCULAR

Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

Arch Soc Esp Oftalmol v.78 n.10 Madrid oct. 2003

REVISIÓN DE LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LA TOXOPLASMOSIS OCULAR

A. Pardo, J. Callizo, X. Valldeperas. Hospital Universitario Juan XXIII Servicio de Oftalmología Tarragona

Annals d'Oftalmologia 2004;12(1):11-20

Fuente :  scielo.isciii.es

Revisión de la prevención y tratamiento de la toxoplasmosis ocular. 

Pardo A, Callizo J, Valldeperas X. 

Annals d'Oftalmologia 2004;12(1):11-20

Resumen

La Toxoplasmosis Ocular (TXO) es la causa más frecuente de uveitis posterior de etiología conocida. El tratamiento en pacientes inmunocompetentes está justificado, a pesar de que no hay estudios actuales que demuestren el beneficio del mismo. Por el contrario, el tratamiento es obligado en inmunodeprimidos siendo necesario además, una terapia de mantenimiento para evitar la recaída hasta que se produzca la recuperación inmune. La mujer embarazada debe tratarse según la pauta descrita en el artículo. Los fármacos actuales van dirigidos contra la lesión activa, y son incapaces hoy día de evitar las recurrencias. Están surgiendo nuevos fármacos y combinaciones de los mismos, con eficacia similar y menores efectos adversos, además de buena tolerancia a largo plazo. El uso de corticoides está justificado en inmunocompetentes en ciertos casos.

La mejor actuación contra la TXO consiste en la prevención de la infección. La profilaxis secundaria en inmunocompetentes es una nueva estrategia que puede tener buenos resultados.

Fuente :  researchgate.net

 

Buscar páginas Pro Visu