Trasplante de Córnea

 

Trasplante de Córnea

Definición

La córnea es el lente externo transparente en la parte frontal del ojo. Un trasplante de córnea es la cirugía para reemplazar la córnea con el tejido de un donante y es uno de los trasplantes más comunes que se realizan.

Fuente www.nlm.nih.gov

Órgano

  

Causa

Si se daña la córnea puede hincharse o marcarse con una cicatriz. En cualquier caso, su aspecto de suavidad y claridad puede ser perdido. Las cicatrices, la hinchazón o la formación irregular de  la córnea causa que la luz se disperse o se distorsione, dando por resultado fulgor o la visión borrosa.

Un trasplante córneo es necesario si:

  • La visión no se puede corregir satisfactoriamente
  • La hinchazón dolorosa no se puede curar con los medicamentos o los lentes de contacto especiales.

¿Qué condiciones requieren los transplantes córneos?

  • Incidente córneo después de otra cirugía del ojo, tal como cirugía de la catarata;
  • Keratoconus, curvatura pronunciada de la córnea;
  • Incidente córneo hereditario, tal como córnea de Fuch;
  • Cicatrización después de infecciones, especialmente después del herpes;
  • Rechazamiento después del primer trasplante córneo;
  • Cicatrización después de una lesión.

Fuentewww.laser-prk.com

Complicaciones

Como en todos los actos humanos, hay un pequeño porcentaje de casos en que pueden surgir complicaciones, la mayoría de las cuales se pueden solucionar.

Entre las complicaciones graves, poco frecuentes, figuran la hemorragia expulsiva y la infección; ambas pueden conducir a la pérdida visual.

Como riesgo postoperatorio importante y latente, siempre se encuentra el rechazo del injerto, del cual más adelante volveremos a hablar.

Con respecto al riesgo de vida, en el momento de la operación es prácticamente nulo. Esto se debe al tipo de anestesia y al control cardiológico continuo.

Afortunadamente, como dijimos, la córnea es un tejido sin vasos, y esto hace que haya menos chance de rechazo.

Aún así, siempre existe la posibilidad latente de rechazar la córnea del donante. Esta probabilidad va decreciendo durante el primer año postoperatorio, hasta ser menor al 10%; y menos aún en los años subsiguientes.

Pero, es importante saber que el rechazo puede existir hasta muchos años después del trasplante.

Es fundamental que usted conozca los posibles signos y síntomas de rechazo del injerto: dolor, ojo rojo y disminución de la agudeza visual.

Si aparecieran cualquiera de estos síntomas deberá administrarse los medicamentos que le indicaremos y deberá concurrir a la consulta lo más rápido que pueda.

Fuentewww.institutodelavision.com

Prevención

Usted necesitará:

  • Utilizar las gotas del ojo según lo prescrito;
  • Tener cuidado de no frotar o presionar su ojo;
  • Utilizar la medicina del dolor, en caso de necesidad;
  • Continuar las actividades diarias normales excepto el ejercicio;
  • Preguntar a su doctor cuando puede comenzar a conducir;
  • Usar lentes o un vendaje del ojo según los consejos de su doctor.

Su oftalmólogo decidirá cuando quitar las puntadas, dependiendo de la salud del ojo y de que tan pronto se recupera.

Generalmente, serán varios meses, por lo menos, antes de que se quiten las puntadas. 

Fuente : www.laser-prk.com  

Tratamiento

Luego de un examen clínico y general del ojo, el paciente se debe anotar en las instituciones oficiales que regulan la donación de este tejido, u obtenerlo en bancos de ojos de otros países. Las corneas donadas están estudiadas sobre los antecedentes del donante, hepatitis, sida, etc.

Pueden ser conservadas hasta 15 días en líquidos especiales de cultivo de tejidos. Esto permite realizar una cirugía en forma programada.

La cirugía:

En un trasplante, la córnea dañada es removida y reemplazada por otra sana y transparente. Luego, la córnea donante es suturada al ojo receptor. La cirugía se puede realizar con anestesia total o local, el paciente puede retirarse el mismo día o permanecer por un corto periodo en observación.

Post operatorio:

El día del alta del post operatorio inmediato será advertido de los siguientes consejos para su cuidado y medicación:

  • Uso de las gotas oculares como fue prescripto;
  • Ser cuidadoso en no frotar o presionar sobre el ojo trasplantado;
  • No realizar ejercicios físicos;
  • Uso de protectores;
  • Preguntar a su oftalmólogo cuándo puede comenzar a conducir;

Su médico decidirá cuándo podrán removerse los puntos de la sutura dependiendo del grado de cicatrización. Usualmente, éstos son removidos luego de varios meses después de la cirugía (a partir de los 9 a 12 meses aproximadamente).

Fuentewww.oftalmolaser-quirurgico.com

Imágenes

Córnea trasplantada. Nótese dos puntos de sutura 

Cornea Transplant  

FuenteBy Megor1 (Own work), via Wikimedia Commons

Información para profesionales de la salud

La córnea ha sido considerada durante muchos años un lugar de privilegio inmunológico. Este privilegio es adquirido y mantenido por distintos mecanismos como son la integridad de la barrera hemato-ocular, la ausencia de vasos linfáticos y el microambiente intraocular inmunosupresor (1,2). Sin embargo, el rechazo corneal sigue siendo la causa principal del fallo del injerto. La supervivencia del injerto en córneas avasculares es del 90% durante el primer año, mientras que en córneas vascularizadas es únicamente de un 60-70% (3).

El rechazo córneal es un proceso inmune iniciado por el reconocimiento y la respuesta primaria a los antígenos del complejo mayor de histocompatibilidad (CMH) del transplante. Los antígenos del CMH, por sí solos, no suponen una barrera para el rechazo ya que las células presentadoras de antígeno pueden iniciar una respuesta inmune.

Las células de Langerhans (CL) son células presentadoras de antígenos distribuidas por toda la superficie externa del organismo (4), incluyendo conjuntiva y córnea periférica, estando la región central de la córnea desprovista de estas células (5).

Las células presentadoras de antígenos pueden inducir fallo del injerto mediante dos mecanismos (6,7):

1. Directo: La presentación de antígenos proporcionada por las células dendríticas del injerto que serían las encargadas de activar directamente a los linfocitos T-Helper (LTH) del receptor y provocar un rechazo agudo (8,9).

2. Indirecto: Los antígenos del CMH del injerto son procesados y presentados por las células dendríticas del receptor, pudiendo provocar un rechazo crónico (9,10).

Por esta razón, sería teóricamente posible disminuir la agresividad del rechazo agudo al eliminar las células presentadoras de antígeno del donante (4).

En la práctica clínica el rechazo más frecuente es el rechazo endotelial (11-13) que puede manifestarse como un edema difuso con precipitados queráticos difusos e importante reacción en cámara anterior, o como un edema localizado en la unión donante-receptor con precipitados queráticos en la zona e ingurgitación de los vasos adyacentes. En estadios avanzados podemos encontrar la línea de Khodadoust que indicaría la lesión de las células endoteliales por las células inmunes (fig. 1). El mecanismo patogénico en ambos casos es diferente, postulándose que en el primer caso las células inmunes accederían a través de la cámara anterior, mientras que en el segundo caso lo harían a través de los vasos sanguíneos limbares.

El rechazo epitelial (11,12) se manifiesta como una línea elevada sobre el epitelio o como un infiltrado subepitelial que se acompaña de menor sintomatología clínica y de una buena respuesta al tratamiento. Puede aparecer concomitantemente con el rechazo endotelial o como un cuadro separado.

Fuente : www.oftalmo.com 

Referencias /Artículos cíentificos

Chow J, Kim T. Penetrating and lamellar keratoplasty. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane's Ophthalmology. 2013 ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2013:vol 6, chap 26.

Yanoff M, Cameron D. Diseases of the visual system. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 431.

Fuente : www.nlm.nih.gov 

 

Buscar páginas Pro Visu