Uveitis

Definición

La uveítis es la inflamación de una o todas las partes de la úvea, que es la capa que se encuentra entre la esclerótica y la retina, abarcando el cuerpo ciliar, el iris y la coroides. La úvea es una zona llena de vasos sanguíneos y aporta la mayor parte de suministro de sangre a la retina, por lo que su inflamación puede afectar a la córnea, la retina, la esclerótica y otras partes vitales del ojo.

Se puede afectar:

  • La parte anterior: uveítis anterior: hay inflamación del iris (iritis). Es la forma más común. Más frecuente en personas jóvenes y de mediana edad. No suele asociarse a ninguna enfermedad.
  • Intermedia: (Pars plana); parte plana de la coroides entre ésta y el iris, que afecta a las personas jóvenes y no suele asociarse a ninguna enfermedad.
  • Parte posterior: uveítis posterior; afecta principalmente a la coroides (coroiditis). Suele producirse después de una infección o forma parte del cuadro de una enfermedad autoinmune. La inflamación se sigue de cicatrización; el grado de pérdida de visión dependerá de la localización y el tamaño de la cicatrización.

Fuentesalud.discapnet.es

Órgano

Iris 

Síntoma

Los síntomas de la uveítis incluyen mayor sensibilidad a la luz (fotofobia), visión borrosa, dolor y enrojecimiento del ojo. La uveítis puede aparecer súbitamente con enrojecimiento y dolor, o puede ser progresivas, de curso lente, al inicio con poco dolor o enrojecimiento y pérdida progresiva de la visión. 

Fuentewww.cverges.com

Frecuencia

La incidencia aproximada de uveítis es de 15-17 casos por 100.000 habitantes. Afecta a ambos sexos, sobre todo entre los 20 y 60 años.

Uveítis intermedia:

  • 4% al 15% de los pacientes con Uveítis.
  • Edad: afecta comúnmente a niños y adultos jóvenes (entre 16 a 21 años); raramente ocurre antes de los 5 años o después de los 30 años.
  • Raza: parece ser más común en blancos que en negros.
  • Sexo: igual incidencia en ambos sexos.
  • Herencia: se han informado varios casos de una misma familia.

En la uveítis posterior, la toxoplasmosis representa el 30 a 50% de los casos.

Fuente : salud.discapnet.es

Causa

Son muchas las causas de uveítis pero las que mejor se pueden conocer son las originadas por infecciones o algún tipo de traumatismo, estos traumatismos provocan una inflamación interior del ojo que provocara la consiguiente uveitis. 

La uveitis autoinmune se presenta asociada aciertas enfermedades como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante. 

En muchos casos, la causa exacta de la uveítis nunca es encontrada,los síntomas de la uveítis pueden ser el primer aviso de un problema que afecte otras partes de nuestro cuerpo.

Fuentewww.uveitis.es

La uveítis puede ser causada por trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoidea o la espondilitis anquilosante. También puede ser causada por infección o exposición a toxinas. En muchos casos, la causa se desconoce.

La forma más común es la uveítis anterior, la cual implica inflamación de la parte frontal del ojo. A menudo se denomina iritis, debido a que generalmente sólo afecta el iris, la parte coloreada del ojo. La inflamación puede estar asociada con enfermedades autoinmunitarias, pero la mayoría de los casos se presenta en personas sanas. Este trastorno puede afectar únicamente a un ojo y es más común en las personas jóvenes y de mediana edad.

La uveítis posterior afecta la parte posterior de la úvea y compromete principalmente a la coroides, una capa de vasos sanguíneos y tejido conectivo en la parte media del ojo. Este tipo de uveítis se denomina "coroiditis" y si la retina también está comprometida, entonces se llama coriorretinitis. Uno puede presentar esta afección si ha tenido una infección generalizada (sistémica) o si padece una enfermedad autoinmunitaria.

Otra forma de uveítis es la pars planitis, una inflamación que afecta el área estrecha (pars plana) entre la parte coloreada del ojo (iris) y la coroides. La pars planitis se presenta con frecuencia en hombres jóvenes y generalmente no está asociada con ninguna otra enfermedad. Sin embargo, puede estar ligada a la enfermedad de Crohn y posiblemente a la esclerosis múltiple.

La uveítis puede estar asociada con cualquiera de las siguientes afecciones:

  • SIDA
  • Espondilitis anquilosante
  • Enfermedad de Behcet
  • Retinitis por CMV
  • Infección por Herpes zóster
  • Histoplasmosis
  • Lesión
  • Enfermedad de Kawasaki
  • Psoriasis
  • Artritis reactiva
  • Artritis reumatoidea
  • Sarcoidosis
  • Sífilis
  • Toxoplasmosis
  • Tuberculosis
  • Colitis ulcerativa

Fuentewww.nlm.nih.gov

Complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar:

  • Cataratas
  • Líquido dentro de la retina
  • Glaucoma
  • Desprendimiento de retina
  • Pérdida de la visión

Fuente : www.nlm.nih.gov 

Prevención

El tratamiento de un trastorno subyacente puede ayudar a prevenir la uveítis en personas con una enfermedad o infección generalizada (sistémicas).

Fuente : www.nlm.nih.gov

Diagnóstico

El diagnóstico del tipo de uveítis es esencial, ya que el pronóstico y el tratamiento a utilizar varía enormemente en relación con la entidad que origina la inflamación.

Debe realizarse:

  • Historia clínica completa
  • Debe recoger información para confirmar o descartar una patología sistémica a la que puede estar asociada la uveítis, así como determinar exactamente los síntomas del paciente que orientará hacia el tipo de uveítis que padece.
  • Exploración física
  • El oftalmólogo dispone de una serie de instrumentos para examinar el interior del ojo y poder establecer un diagnóstico.
  • Exploraciones complementarias

En el caso de no haber podido determinar con exactitud el tipo de uveítis:

  • Análisis de sangre.
  • Bioquímica general: marcadores tumorales, reumáticos, etc.
  • Radiología
  • TAC.
  • Etc.

El diagnóstico de la causa de uveítis es poco frecuente, llegándose en la mayoría de las ocasiones únicamente a diferenciar entre uveítis anteriores, medias o posteriores.

Fuentesalud.discapnet.es

Tratamiento

Los 3 grandes objetivos del tratamiento son:

  • Prevenir complicaciones graves que pongan en peligro la visión como son el glaucoma secundario, las cataratas, el edema macular y el desprendimiento de retina.
  • Aliviar las molestias al paciente.
  • Encontrar y tratar la causa subyacente, siempre que sea posible.

Los fármacos normalmente empleados son:

  • Corticoides e incluso inmunosupresores, si fuera necesario, para controlar la inflamación.
  • Midriáticos para dilatar la pupila mejorando el dolor y evitando adherencias de tejidos intraoculares.
  • Si se detecta una causa infecciosa hay que utilizar antibacterianos y antivíricos específicos.

Sólo un médico oftalmólogo está cualificado para tratar una uveítis, ya que puede afectar de forma irreversible la visión. Un ojo rojo que no se resuelve rápidamente, debe ser evaluado y tratado por un oftalmólogo, con carácter de urgencia.

Iritis

El cuadro, normalmente, es leve. El dolor se puede aliviar con gotas que dilaten la pupila (midriáticos). Es aconsejable utilizar gafas oscuras. En casos graves es necesario buscar la causa. En raras ocasiones es necesario utilizar corticoides tópicos.

Pars plana

Se puede hacer el seguimiento sin necesidad de medicamentos, pero en algunas ocasiones es necesario técnicas más agresivas.

La complicación más frecuente es la aparición de catarata. En edades pediátricas es muy importante un diagnóstico y tratamiento precoz, ya que la formación de catarata en estas edades conduce a una ambliopía.

Aunque en la mayoría de los casos va a ser un cuadro benigno, sin necesidad de tratamiento, puede haber potenciales efectos adversos sobre la función visual que, incluso, pueden conducir a una ceguera legal; por otra parte, hay que destacar su frecuencia como causa de uveítis en niños, por lo que sería siempre una entidad a descartar en todos los procesos inflamatorios oculares de aparición en la infancia.

Coroiditis

Hay que determinar su causa y tratarla.

Fuentesalud.discapnet.es

Imágenes

Uveitis

Hypopyon

Fuente : By EyeMD (Rakesh Ahuja, M.D.). (Own work.), via Wikimedia Commons

 

 

Buscar páginas Pro Visu